Espectáculo

Así fue el exclusivo concierto sorpresa de Paul McCartney en Nueva York

Así fue el exclusivo concierto sorpresa de Paul McCartney en Nueva York

La voz empezó a correr tarde el jueves. Paul McCartney iba a dar un concierto en la Gran Manzana para promocionar su nuevo álbum. El lugar se mantuvo en secreto. El título Egypt Station daba una buena pista: la estación terminal de Grand Central. El espectáculo en el Vanderbilt Hall empezó con un chasquido, unas palmadas y un “Oh! Oh!” para probar la acústica. De ahí pasó a entonar el Hey Jude, que fue seguido por los presentes con un “don´t make it bad” que abrió una noche memorable incluso para una ciudad que lo ha visto todo como Nueva York.

Entre los 300 invitados del viernes se encontraba, completamente entregada, Meryl Streep. “Es fantástico”, comentaba llevándose la mano derecha al pecho mientras bailaba con Nancy Shevell, esposa de Paul McCartney. También estaban Jon Bon Jovi, el actor Steve Buscemi, la comediante Amy Schumer y, por su puesto, Jimmy Fallon, que no podía contener la emoción mientras escucha a su ídolo. Al fondo de la sala se encontraba también Sean Lennon, hijo de otra de las leyendas de The Beatles, mientras en el vestíbulo de la estación se amontonaban cientos de personas.

Como Fallon, muchos de los fanáticos que tuvieron la suerte de hacerse con una entrada utilizaron de jóvenes sus vinilos para decorar sus habitaciones y venerar a su estrella. “La gente cree que los que somos ya algo mayores venimos a estos conciertos para recordar nuestra juventud”, comenta Gary Horowtiz. Pero Paul McCartney, continúa, “es un innovador”. “Su música es relevante”, señala David Fricke, crítico de Rolling Stone, “siempre tiene algo que contar”.

McCartney es un cantante, un instrumentalista y un compositor sin igual. Una leyenda viva que renuncia a retirarse. Bromea diciendo que nunca se vio actuando en directo. Tampoco cuando tocaba con The Beatles. A sus 76 años, con 18 premios Grammy a sus espaldas, no tiene necesidad de subirse a un escenario y en lugar de sudar la camiseta podría vivir de las rentas. Pero sigue haciendo música, porque la ama y porque se entrega por completo a sus seguidores.

Will Herrera

septiembre 8th, 2018

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu Title