Deportes

La hazaña de los Warriors va más allá del potencial ofensivo que se observa

La hazaña de los Warriors va más allá del potencial ofensivo que se observa

SANTO DOMINGO. Vamos a ser honestos. Eso de que los Cavaliers de Cleveland luzcan como los “patitos feos” y el que LeBron James afirme que nunca ha jugado para un súper equipo es desconsiderar el esfuerzo de los campeones de la NBA, los Golden State Warriors.

Ese desempeño que tuvieron los Cavs en el juego 4, fue lo mismo que hicieron contra todos sus rivales antes de la final, salvo un partido que perdieron ante los Celtics.

El sistema de juego de los Warriors, equipo que pone en duda si visitará la Casa Blanca, simplemente resultó indescifrable para los Cavaliers, aun cuando su dirigente, Tyronn Lue señaló que el sistema de ataque de los Celtics de Boston es más difícil de defender.

La final mostró todo lo contrario. Mientras muchos se han detenido solo a ver a Golden State como un equipo extremadamente ofensivo, descuidan el nivel defensivo establecido por este conjunto. Veamos: En términos ofensivos, los Cavaliers (13-5 en la postemporada) marcaron 2,092 puntos y permitieron 1,949. Los Warriors encestaron 2,028 y les toleraron 1,798 tantos, eso es 151 puntos menos que los Cavs.

Algo más, antes de que se cruzaran en la final, Cleveland anotó 1,518 contra 1,341 puntos permitidos. Golden State anotó 1,420, con 1,224. Otra vez se muestra la constante en favor de los Warriors.

Recuerden que el conjunto jugó sin Kevin Durant, quien se ausentó por 19 partidos en la parte final de la temporada, y ahí los Warriors perdieron la cima y mejor marca de la NBA temporalmente ante los Spurs de San Antonio, pero reagruparon y tuvieron marca de 15-4 en ese tramo, ganando 14 de esos en línea. Eso incluyó triunfos sobre Spurs y Rockets en días sucesivos. Esto es en términos de equipo.

A nivel individual, de las cuatro cabezas del “monstruo” (Warriors), Stephen Curry es uno de los que más debilidades muestran y aun así quedó cuarto en robos en toda la postemporada. Lo que exhibió Kevin Durant en el lado ofensivo queda sobrado de elogios. Pero el lado defensivo es lo que menos se apreciará, en especial ante LeBron. Draymond Green no necesita presentación y lo que hizo Klay Thompson es inconcebible. Estuvo por encima del nivel, ante Kevin Love (así es), Kyrie Irving y LeBron.

Eso no lo hizo, después de James, ningún jugador de los Cavs, que también evidenciaron su dolor de cabeza: la defensa.

James : “Súper equipo”

Kevin Durant estuvo fenomenal en la final. Tiró para un 55 por ciento desde el campo, 47 por ciento de tres y 92 por ciento desde la línea de tiros libres. Pero LeBron se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA que termina con promedio de triple dobles (33.6 ppj/12.0 rpj/10.0 apj).

Los Warriors es un gran equipo, pero los Cavaliers no están en la falda ni a mitad de la montaña.

El propio Kevin Love encontró algo “chistoso” el que no le dieran el rango de favoritos a los Cavaliers cuando ellos eran los campeones. “No creo que haya jugado para un súper equipo” alguna vez, dijo James en respuesta a una pregunta de Eric Pincus, de Basketball Insiders. “No creo en eso”.

Los Cavs eran un súper equipo, hasta que se toparon en la final con otro cuyo talento no es una diferencia abismal, pero sí en la forma de juego y defensa.

La plantilla de James, quien ha jugado papel de gerente general, no le dio la respuesta que él esperaba ante unos Warriors que los castigaron en los dos lados de la cancha.

James, sin embargo, unió talento, antes, con Dwayne Wade y Chris Bosh para darle al Heat de Miami dos títulos. Pero no lo considera un súper equipo.

Dirección

Es conocido en el mundo NBA que tal como juegan los Warriors en la NBA, así lo hacen en la liga de desarrollo (NBDL). Eso se ve con Patrick McCaw, Ian Clark, James Michael McAdoo, entre otros. Ese crédito es de la dirección técnica que encabeza Steve Kerr y en la que cuenta con Mike Brown. No hay diferencia, aquí es el hombre que esté más cómodo quien lanzará el balón.

Obviamente que Durant, Curry y Thompson tienen licencia para escurrirse de algunos sistemas.

Además de la ausencia de Durant, los Warriors también jugaron sin Kerr y en el planteamiento, bajo Brown, tampoco hubo diferencias notables

Hacia el futuro

Durant, que se convirtió el sexto jugador en encestar 30 o más puntos en cada juego de la final aceptaría menos dólares para seguir en el equipo. Curry recibirá un gran contrato. Andre Iguodala y Shaun Livingston deberán ser asegurados por el equipo. Sin más, los únicos jugadores bajo contrato son Thompson, Green, McCaw, Kevin Looney y Damian Jones. Los Cavaliers tienen ocho jugadores bajo contrato por la suma de US$125,214,716.00 y eso los limita para contrataciones nuevas, excepto cambios. Aun Golden State se sacó la daga y la clavó de nuevo en Cleveland, lo que marca una senda para que, con muy pocas dudas, estos dos equipos se vuelvan a ver las caras en la final de 2018. ¿Una dinastía?

Will Herrera

Junio 14th, 2017

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu Title